El calor veraniego es toda una pesadilla para el smartphone: arena, sal, agua, largas jornadas bajo el sol… Lo cierto es que no podemos desprendernos de nuestro teléfono ni en las vacaciones. Eso conlleva ventajas y algunos inconvenientes que pueden dar con nuestro protagonista en el taller de reparaciones. Desde MYTARGER te damos algunos consejos para protegerlo.

Debemos tener en cuenta que un entorno como una playa es un lugar hostil para cualquier dispositivo electrónico y para nuestro smartphone en concreto.

  • Arena:

Se va depositando en cualquier hueco por minúsculo que sea de nuestro teléfono, lo que puede provocar problemas a largo plazo, sin tener en cuenta que por ejemplo la pantalla o la cámara pueden sufrir daños, arañarse, etc.

Lo recomendable en estos casos es limpiar con cuidado el dispositivo usando una brocha suave. Si nuestro Smartphone es de batería extraíble podemos quitar la tapa para hacer una limpieza más profunda. Sobre todo hay que limpiar los conectores, así evitaremos quebraderos de cabeza.

  • Agua:

Una exposición excesiva a la humedad puede provocar problemas en los componentes de nuestro dispositivo ya que se trata de elementos electrónicos.

En caso de que nuestro teléfono acabe dándose un chapuzón, es importante tener en cuenta que nunca hay que intentar encenderlo para comprobar si funciona. En su lugar, debemos secar nuestro dispositivo con cuidado, para luego meterlo en un cuenco lleno de arroz. Este alimento absorbe muy bien la humedad y tras unos días quizá podamos recuperar nuestro querido teléfono.

  • Sol:

Nuestros dispositivos y las altas temperaturas no son una buena combinación; por lo que, en la medida que podamos, deberemos protegerlo y evitar que le dé el sol directamente. También hay que evitar que sufra de excesivo calor.

El sol no solo evitará que leamos nuestra pantalla, también hará que el dispositivo aumente su temperatura. Debido a ello pueden producirse bloqueos o bajada de rendimiento.

La recomendación es guardarlo cuando no lo estemos usando en lugares frescos y a la sombra. Nunca debes depositarlo en la guantera del coche aparcado al sol ni en mochilas que sean de colores oscuros, ya que absorben más el calor y podemos encontrarnos una desagradable sorpresa.

Toma nota de estas recomendaciones para disfrutar de unas vacaciones sin percances.